Personas como fuente de participación y motivación

EquipoTras 14 años trabajando en la Sanidad Pública puedo confirmar que al finalizar cursos y sesiones de formación diversa (especifica del sector, de gestión de calidad, medio ambiente, prevención, etc.) siempre se obtiene un grupo de personas receptivas y con iniciativa y a veces al clarificar dudas surgidas en la formación se da píe y pistas de donde podemos mejorar. Esto es un claro ejemplo de la importancia de la personas en una organización, de la importancia de su participación activa y del uso de los foros y las herramientas de comunicación que hay a su alcance. Para qué:  para hacer llegar las buenas ideas, las buenas prácticas y la posibilidad de mejora continua a aquellas personas de la organización que pueden decidir y poner en marcha la idea o buena práctica sugerida o manifestada por escrito.

Ésto, como muchas cosas de la vida, también se puede hacer extensible a la sociedad. Estamos en una época en la que se debería buscar la  unión, la tolerancia y el consenso por mismo fin, en la que se deberían valorar los logros y los avances de las personas, entre otras causas, para levantar ánimos y no darnos por vencidos. Porque como en muchas empresas y organizaciones de este país y en concreto de Baleares los ánimos decaen y eso pasa factura, a corto y largo plazo.

Cooperación y mejoraDonde yo trabajo, en el Hospital de Manacor, los profesionales siguen creyendo en la calidad de servicio y en la excelencia en la gestión. Traducido en palabras coloquiales: desde que se inauguró en 1997 es un hospital que cuenta con las ganas de avanzar de los profesionales implicados en los proyectos y con la experiencia de grandes profesionales que saben trabajar en equipo para alcanzar sus objetivos. Podemos afirmar que en comparación con otros centros hospitalarios somos el más eficiente y rentable. Esto quiere decir que con los recursos de que disponemos ofrecemos el mejor servicio posible cumpliendo con estándares reconocidos internacionalmente. Esto último sólo es posible gracias al apoyo y la implicación de los profesionales y la confianza de los ciudadanos del área de influencia del hospital.

Es época de estar atentos a las oportunidades y a lo que está pasando, no sólo a las áreas de mejora, sino también atentos para potenciar aquellos valores y actitudes que pese a las circunstancias están a la altura, asegurando unos mínimos de seguridad del paciente, de los trabajadores y del entorno en el que nos encontramos. Aquello a lo que muchas organizaciones y empresas llaman valor social, responsabilidad social (RSC), cuarto sector, etc. En definitiva, con los medios de que disponemos dar el mejor servicio posible intentando asegurar objetivamente que lo hacemos correctamente, así que esto no debería considerarse un trabajo extraordinario sino propio de nuestra labor.

Con esta base el Hospital de Manacor arrancó su proyecto de Calidad Total con una autoevaluación EFQM en 1999, una segunda autoevaluación en 2002 y a partir de 2004, desde que se constituyó el Premio Balears Excel·lent organizado por el IDI, el Hospital de Manacor ha presentado su memoria de gestión y ha sido evaluado externamente en 2004, 2006, 2008, 2010 y en 2012. Al igual que en otras autonomías la Conselleria de Salut i Consum de Baleares ha publicado el Decreto 46/2012 por el que todos los hospitales públicos y aquellos privados que quieran concertar actividad  deberán pasar una evaluación cada 4 años según el Modelo de Acreditación que se cita en dicho decreto. Es decir, a partir de 2013 nuestras autoevaluaciones seguirán dicho modelo. Consideremos una oportunidad de seguir mejorando.

Al hilo del tema me gustaría citar la aportación de un experto en gestión:

Estamos en un tiempo de necesidad, de deseos de que en el horizonte se vislumbre más claramente el cambio de paradigma, y de que nos invada cotidianamente una nueva forma de ver, una renovada capacidad de restaurar las condiciones de trabajo con todo el esfuerzo que llevamos acumulado. La ética no tiene porqué ponerse de rodillas ante los mecanismos valoradores de la producción. Antes bien, estamos ya en disposición de medir y cuantificar la aportación de la RSE fundamentada en valores, a la organización, y como la ausencia de valores es desastrosa, incapacitante, inmovilista, y sobre todo nos aleja de la realidad. Por vía de la calidad, la ética profesional y las condiciones dignas y humanas en las organizaciones, han dejado en ridículo a los sistemas tácticos que pretendían acaparar TODO y a TODOS, y han devuelto a las personas al centro de las organizaciones y los sistemas, la perdurabilidad de las empresas y organizaciones gravita ya de forma muy clara en el compromiso con lo realmente humano. (Luis Salgado Casanova).

 Tras lo descrito por Luís Salgado cómo mantener un sistema de gestión integrado a pesar de las circunstancias actuales y las amenazas externas (presión social, posible externalización de sistemas, etc). Gracias a los valores básicos que comparten los profesionales del hospital. Desde hace 15 años existen personas que realizan activamente su trabajo, según los acuerdos y los protocolos descritos por consenso de sus compañeros y según recomendaciones de las sociedades españolas científico-asistenciales.

Hoy en día, más que nunca, se ha de valorar el esfuerzo de las personas,  de la gente que quiere trabajar bien y a gusto, que independientemente de tener los medios limitados o escasos en el día se da el mejor servicio posible gracias al entendimiento mutuo y al diálogo paciente-familiar-profesional sanitario y no sanitario.Personas Reconociendo el potencial y el valor que añaden las personas a cualquier sistema de gestión iremos por el buen camino para la búsqueda de la excelencia. Algo que nos diferenciará del resto, la implicación de las personas y actitud abierta, dispuesta a continuar la buena labor que han hecho hasta el momento. No es momento de desfallecer, es momento de reinventarnos y continuar con más ánimo si cabe, porque la dificultad es mayor. Allí esta el reto.

¡Felices Fiestas para todo el mundo! Sí, si independiente del recorte o el marrón que nos haya podido caer siempre hay algo que celebrar, tenemos la suerte de que no todo tiene un valor material hay cosas que tienen un valor emocional incalculable, como la gente que está y ha estado en tu vida y te ha aportado valor. Lo dicho, Felices Fiestas y  Próspero Año Nuevo, hoy más que nunca.

Mariola Villagrasa

Responsable de la Unidad de Calidad y Medio Ambiente del Hospital de Manacor.

Tesorera de ABAEX